La verdadera y terrible historia detrás del tema “One” de Metallica







En medio de la oscuridad, despiertas en una cama y un lugar que no reconoces. Estás en ese intervalo en el que no distingues si te encuentras lúcido o aún dormido. Entre la confusión e incertidumbre, confirmas poco a poco tus peores sospechas: sí estás despierto, es el mundo real, pero algo no anda bien.

Gradualmente te das cuenta que lo has perdido todo: no hay sensación en brazos ni piernas y, peor aún, tus cinco sentidos han sido anulados. Todo es negrura, pues no puedes ver nada. Todo es silencio: tus oídos no captan sonido alguno. No puedes hablar ni escuchar nada. Estás por completo desconectado de lo que pasa a tu alrededor, incomunicado. Lo único que queda, el último refugio, es tu propia mente, donde tu permanencia es más bien forzosa y tus peores recuerdos te atormentan.

Recuerdas entonces que, antes de llegar a ese punto, servías como soldado. Tropezaste con una mina. Sobreviviste, pero quizá era mejor no hacerlo. Ahora solo queda vivir esa terrible e ineludible realidad, ese infierno personal, sin saber si se prolongará por semanas, meses o años. El dolor físico es también insoportable, y no queda otra alternativa que pedir a Dios que termine con tu existencia… o decir “mátenme” en código morse, usando tu cabeza.

Esa ominosa sensación de angustia y sufrimiento es el concepto que Metallica intentó plasmar en “One”, tercer y último sencillo de …And Justice For All, cuarta grabación de estudio del grupo. Para algunos, sus fans más conservadores, fue el último álbum de la banda que valió la pena.

La pieza está inspirada en Johnny Got His Gun, cinta norteamericana antibélica filmada en blanco y negro en 1973. A su vez, la película está basada en una novela del mismo nombre, escrita por Dalton Trumbo y cuya trama se sitúa en la Primera Guerra Mundial.

Ya que Metallica tenía que pagar regalías cada vez que se reproducía el video de “One” en la televisión (el cual incluye varios segmentos de la cinta ya referida), la banda optó por comprar en su totalidad los derechos de la película. Les salió más barato de esa forma. Además, cuando fue lanzado en MTV en 1989, el video rápidamente escaló hasta la primera posición de popularidad.
center>

Pero más allá del mensaje antibélico, la letra puede tomarse también como una analogía de lo vacía y desesperante que puede llegar a ser la vida típica del rockstar: la incapacidad de sentir emociones genuinas, de experimentar sensaciones reales. El paradójico aislamiento que puede derivar de convertirse en una figura pública.

Musicalmente, la canción parece alcanzar el balance perfecto entre virtuosismo técnico y accesibilidad melódica que el grupo comenzaba a perder de vista en este cuarto álbum suyo. Los contrastes de texturas acústicas y eléctricas, las progresiones y cambios de tempo, hacen de “One” una pieza brillante, compleja y única. Una completa obra maestra.

A mitad de camino, el triple bombo de Lars Ulrich y las ráfagas de guitarra de Kirk Hammett simulan la artillería y los horrores de la guerra, un campo de batalla. Una contienda donde no hay ganadores.

Con este duro discurso, Metallica rompía su política de no grabar videos musicales para la televisión. Y aunque su mensaje se trivializó con su sobreexposición en MTV y el tema se volvió más bien un espectáculo pirotécnico en sus conciertos, su intención original y su crudeza se mantienen intactos si nos ubicamos en el contexto en el que fue concebido: la que quizá haya sido la mejor etapa del grupo, en la que la integridad artística pesaba más que el reconocimiento masivo.
Creedence lanzará todos sus discos en un boxset por su 50 aniversario






Una caja conmemorativa por el 50 aniversario de Creedence será lanzada el 30 de noviembre.
El set incluirá los siete discos de estudio de la banda en formato de vinilo de 180 gramos. Estarán todos: Creedence Clearwater Revival, Bayou Country, Green River, Willy and the poor Boys, Cosmo’s Factory, Pendulum y Mardi Gras.

Es decir, la colección abarca el fructífero periodo de la alineación original (John y Tom Fogerty, Doug Clifford y Stu Cook) que va de 1968 a 1972. Cada trabajo fue remasterizado a media velocidad en los estudios Abbey Road, resultando en un “excepcional nivel de claridad sonora y punch“, según indica un comunicado de prensa.

Aquí puedes ver el contenido del box set:



Junto con los vinilos les acompañará un libro de 80 páginas con notas del periodista musical Roy Trakin y fotos de archivo. Parte de este material ha permanecido inédito hasta ahora.

La caja ya se puede preordenar en la página de Craft Recordings.

Muere a los 76 años Aretha Franklin, la reina del soul

La última gran diva de la edad de oro de la música afroamericana, con éxitos legendarios como ‘Respect’, había suspendido sus escasos conciertos de este año por motivos de salud

La reina del soul, Aretha Franklin, ha fallecido este jueves en Detroit a los 76 años. Hija de un conocido reverendo, comenzó a cantar en el coro de la iglesia de su padre y sacudió el panorama musical de los 60 al introducir los recursos del góspel en la música secular, con éxitos hoy legendarios como Respect o (You make me feel) A natural woman. Tuvo una vida precoz y turbulenta, con su primera maternidad cuando era apenas una niña, un matrimonio violento y un considerable historial de desavenencias y desdichas. En 2010 sufrió un cáncer de páncreas y su salud había empeorado hace unos meses. El representante de la artista confirmó el fallecimiento, según la agencia AP, a causa del cáncer de páncreas. Con ella desaparece la última gran superviviente de la era dorada de la música negra estadounidense.

Nació en 1942 en Memphis, Tennessee, pero creció en el mismo lugar que le ha dicho adiós, Detroit (Michigan), la otrora próspera capital de la música y el automóvil. La suya fue una de las muchas familias afroamericanas que en los 40 emigraron del sur al norte al calor del boom industrial. El esplendor del jazz y otros ritmos en ciudades como Chicago o la citada Detroit se entienden a partir de ese fenómeno económico y demográfico; el declive del mismo, también. Una incipiente clase media afroamericana que se había formado en el cinturón industrial entró en barrena. Pero cuando el motor se gripó, Aretha ya se había convertido en una artista reconocida. Su padre, además, era Clarence LeVaughn Franklin, un pastor muy conocido e influyente, amigo de Martin Luther King, cuya voz resultaba tan musical que sus sermones acabaron editados en discos.

Fue en el coro de la iglesia de su padre donde la artista comenzó a cantar, al igual que sus hermanas, y fue en su propia casa cuando entró en contacto con el movimiento de los derechos civiles. Pero lo privilegiado de su hogar -dentro de la comunidad afroamericana- no le libró de una infancia dura y, sobre todo, muy breve. El reverendo C. L. Franklin, bebedor y acusado de maltrato en su biografía, había tenido otros hijos fuera del matrimonio y su esposa Barbara, la madre de Aretha, los abandonó. A los 12 años, quedó embarazada de un chico de una escuela y a los 15 ya había tenido su segundo hijo con otro hombre. Ambos llevan el apellido Franklin. Se casó a los 19 con Ted White, que fue violento con ella, y se divorció ocho años después. Tuvieron un chico. Años después se casaría (y divorciaría) de nuevo y tendría un cuarto vástago. El reverendo Franklin murió en el 84 tras pasar cinco años en coma a consecuencia de un tiroteo cuando se enfrentó a unos ladrones.

Muchos de los episodios turbios de su vida quedaron recogidos -para su disgusto- en una biografía de 2014 (RESPECT: The life of Aretha Franklin) publicada por David Ritz, quien años antes había trabajado para ella como escritor fantasma (o negro, como se dice en España) de una autobiografía que la artista se encargó de edulcorar. Como su música, Aretha era peleona y trataba de arrinconar en su historia la parte más dura. Decía su productor de Atlantic, Jerry Wexler, que sus ojos luminosos cubrían la angustia y que sus depresiones podían llegar a ser “tan profundas como el mar oscuro”.

Aunque había comenzado grabando en Columbia Records, los grandes éxitos llegaron en Atlantic, con Wexler. A temas tan célebres como Respect o Natural woman se sumaron rápidamente otros imborrables, como Think o Say a Little prayer. A finales de los 60, ya se había convertido en uno de los iconos de la comunidad afroamericana, con canciones que transpiraban reivindicación femenina y racial. Cantó en el funeral de Martin Luther King, al que había conocido de niña en su casa, en el 68, y lo hizo también en enero de 2009 cuando Barack Obama tomó posesión y se convirtió en el primer presidente negro de la historia estadounidense. Hace pocos años, en un acto público, la reina del soul dijo que aquel había sido el momento más emocionante de su carrera.

Ganadora de 18 premios Grammy y con 10 millones de discos vendidos, llevaba desde los años 80 sin viajar fuera de Estados Unidos debido a su también legendaria fobia a volar. Esta limitación, aunque le privó de veladas de gloria en vivo, no limitó el alcance internacional de su carrera ni su consagración como reina del soul. Se le atribuyen celos de diva contra otras artistas que en algún momento la superasen en ventas -como Barbra Streisand o Whitney Houston- y, de hecho, fue público y morrocotudo su enfado cuando en la entrega de los premios Grammy de 2008, a Beyoncé no se le ocurrió otra cosa que presentar a Tina Turner como “la Reina”. Franklin se ofendió y lo consideró un golpe bajo de los guionistas para generar polémica.

Franklin anunció su retirada a principios de 2017 con la idea de limitar su agenda a actuaciones escasas y muy escogidas, aunque muchas de estas tuvieron igualmente que cancelarse por recomendación médica este año. Así, no pudo actuar el pasado marzo en Newark, como estaba previsto, ni tampoco el pasado abril en el festival de jazz de Nueva Orleans. Su última actuación tuvo lugar el pasado noviembre, en Nueva York, con motivo del 25 aniversario de la fundación contra el Sida de Elton John. Su influencia musical, sin embargo, pervive para la opinión de los expertos en artistas de generaciones posteriores, como Mariah Carey o Beyoncé.

Decía Obama en un artículo de David Remnick de 2016 en The New Yorker, que si tuviese que llevarse unos pocos discos a una isla, su admirada Aretha Franklin figuraría en esa lista. “Porque me recordaría mi humanidad. Lo que es esencial en todos nosotros. Y simplemente: suena puñeteramente bien”.

KISS anuncia su gira del adiós: End of the Road World Tour

Durante una emisión de America’s Got Talent, KISS sorprendió a la audiencia al anunciar su gira mundial de despedida.

Se trata del End of the Road World Tour, que se espera comience en 2019. Una ilustración en la página y redes sociales de la banda promete más detalles pronto.

“Este será nuestro último tour. Será el más explosivo y grande que hayamos hecho jamás. La gente que nos ama viene a vernos. Si nunca nos has visto, este es el momento. Este será EL show”.

Sin embargo, esta no es la primera vez que KISS anuncia una de sus giras como la última. Ya lo hicieron en el 2000, tras su reunión de 1996 con Ace Frehley y Peter Criss, y la llamaron Farewell Tour. Pero resultó ser solo la última gira con la alineación original. Actualmente está conformada por Paul Stanley, Gene Simmons, Tommy Thayer y Eric Singer, desde 2004.

Las especulaciones comenzaron en febrero, cuando Stanley dijo que su prioridad ahora era su familia, y se habló de la posibilidad de que el grupo continuara incluso sin la presencia de ninguno de sus integrantes fundadores.

Poco después, fue patentado el nombre de The End of the Road, cuya categoría era “espectáculos en vivo de una banda musical”.

Tras años de pleitos legales entre dos bandos (Stanley y Simmons vs. Frehley y Criss), la alineación original completa se reunió una vez más en 2014 para la inducción de KISS al Salón de la Fama del Rock and Roll. Y aunque no tocaron, la relación entre ellos ha mejorado considerablemente.

Ahora solo queda esperar más detalles sobre esta supuesta última gira. ¿Será con los seis miembros del grupo? ¿Los originales? ¿La alineación actual? ¿Qué repertorio tendrán los conciertos? Por ahora, es un misterio.
Los diez artistas más reproducidos en el mundo




¿Alguna vez te has llegado a preguntar cuáles son los artistas que más se escucharon alrededor del mundo en el año 2017? Probablemente tengas idea de lo que significó ‘Despacito’, en el mercado de Latinoamérica, pero resulta sorprendente que países asiáticos en donde el español es una lengua muy lejana de ser la nativa, esta misma canción estuvieras en los primeros lugares de popularidad.

Esta lista se realizó con base en el Global Music Report del 2017 y muestra un reporte general de cuáles fueron los artistas con más reproducciones vía streaming en todo el mundo a través sólo de la plataforma Spotify. Te sorprenderá ver que dos latinos se apoderaron de esta lista de 10. Sin duda alguna el mercado de la música en español llegó para quedarse y se encuentra en los gustos del público. Sin más ni más te dejamos la lista de los 10 más reproducidos en el mundo:

Ed Sheeran con 45,779,159 oyentes mensuales y 9,718,577 seguidores

Daddy Yankee con 44,076,044 oyentes mensuales y 1,702,321 seguidores

Luis Fonsi con 41,923,291 oyentes mensuales y 663,795 seguidores

The Chainsmokers con 35,641286 oyentes mensuales y 2,889,280 seguidores

Drake con 35,641,286 oyentes mensuales y 10,521,286 seguidores

Coldplay con 34,380,923 oyentes mensuales y 7,484,070 seguidores

Selena Gomez con 32,430,581 oyentes mensuales y 4,500,797 seguidores

Nicky Minaj con 31,882,649 oyentes mensuales y 5,762,609 seguidores

Imagine Dragons con 31,721,488 oyentes mensuales y 4,485265 seguidores

Calvin Harris con 31,294,544 oyentes mensuales y 6,465870 seguidores